Actores de peso en el cine

Actores y actrices de peso: cuando el talento no está en el cuerpo

A Norvell Hardy el mundo del teatro le atrajo desde muy pequeño. Su gran corpulencia no se lo iba a poner nada fácil, pero su voz melodiosa, dotada para el canto, le abriría las puertas del espectáculo.

Bastantes años después, ya con el nombre artístico de Oliver Hardy, formaría con Stan Laurel una de las parejas de cómicos más famosas de la historia del cine: Laurel & Hardy, más conocidos como El Gordo y El Flaco en los países de habla hispana.

A pesar de que Oliver Hardy consiguió abrirse camino en el mundo del cine, no es fácil encontrar actores y actrices de peso con grandes papeles en la gran pantalla.

Al contrario, en muchas ocasiones los elegidos para estos papeles han sido intérpretes de complexión más bien delgada que han tenido que ganar unos cuantos kilos para ponerse en la piel de sus personajes. Este fue el caso de Viggo Mortensen, por ejemplo, que tuvo que aumentar 20 kilos para encarnar a Tony Vallelonga en la película Green Book.

En este artículo nos introduciremos en la gran pantalla para repasar siete nombres del panorama cinematográfico que interpretaron papeles de personajes con sobrepeso u obesidad. Algunos de ellos lograron escapar del encasillamiento y todos han sido considerados grandes intérpretes.

¿Qué actrices y actores te vienen a la memoria?

Vamos a ello.  

#1 Oliver Hardy, el ‘Gordo’ más famoso del cine

Oliver Hardy estaba decidido a triunfar como artista desde muy joven e inició su carrera en el mundo del espectáculo como cantante.

El Gordo y el Flaco

En sus comienzos, la gran corpulencia de Hardy hizo que a menudo fuera seleccionado para interpretar papeles de villano y de tipo duro. El éxito le llegó a partir de 1927 formando, junto a Stan Laurel, uno de los dúos cómicos más famosos del cine. Laurel, de complexión delgada, asumía el papel de apocado e ingenuo, y Hardy, con sus 1,90 metros y 130 kilos, de arrogante y gruñón. Sus torpezas, caídas y discusiones en la gran pantalla todavía hoy siguen arrancando las risas de los espectadores.

Mucho más que un actor cómico

En 1949 John Wayne ofreció a Hardy actuar como actor de reparto en la película The Fighting Kentuckian. Hardy ya había trabajado con Wayne y John Ford unos años atrás. Poco después Frank Capra le llamó para hacer un cameo en la película Riding High con Bing Crosby. En estos filmes Hardy demostró que, más allá de su faceta como cómico junto a Stan Laurel, tenía muchos otros registros.

Una dieta ‘traicionera’

En 1956 Hardy se sometió a una estricta dieta que le hizo perder muchos kilos. Su transformación física fue tal que dejó estupefactos a sus amigos, que no reconocían al nuevo Oliver Hardy. Esta reacción afectó al actor, que se recluyó en su casa aquejado de una fuerte depresión hasta su muerte, un año después.

¡Ojo al dato!

En 1917, en plena Primera Guerra Mundial, Oliver Hardy fue al centro de reclutamiento. El reclutador, al ver su aspecto físico, se echó a reír y Oliver se marchó avergonzado.

¿Qué ver?
  • De bote en bote
  • Héroes de tachuela
  • Haciendo de las suyas
  • Compañeros de juerga
  • Hermanos del desierto
  • Dos pares de mellizos
Vía Giphy

#2 Hattie McDaniel, la Mammy de ‘Lo que el viento se llevó’

No era nada fácil para una mujer negra abrirse camino en el mundo del espectáculo a principios del siglo XX. Pero Hattie McDaniel, gracias a sus dotes como cantante de jazz y actriz, lo consiguió. 

Un personaje icónico en la historia del cine

La carrera de Hattie McDaniel en el cine siempre transcurrió interpretando papeles de criada o cocinera. Era lo máximo a lo que podía aspirar por aquel entonces una mujer negra que pesaba 130 kilos. Pero con su papel de criada de Escarlata O’Hara en Lo que el viento se llevó, McDaniel logró ser reconocida como una gran actriz.

Primer intérprete negro en ganar un Oscar

Lo que el viento se llevó obtuvo 8 estatuillas en la ceremonia de los Oscar de 1940. Una de ellas fue para Hattie McDaniel, que se convirtió en el primer intérprete afroamericano que ganaba un Oscar. Durante la ceremonia, las leyes de segregación racial vigentes en Estados Unidos obligaron a McDaniel a tenerse que sentar en una mesa aparte al final de la sala.

Una actriz encasillada

El éxito de Lo que el viento se llevó supuso para McDaniel el salto a la fama, pero también la encasilló como intérprete de personajes de sirvientas o cocineras. Tras la Segunda Guerra Mundial empezaron a respirarse aires nuevos, pero McDaniel siguió interpretando papeles de criada en la gran pantalla.

¡Ojo al dato!

Para contrarrestar las críticas de la comunidad negra por encarnar siempre papeles de criada, Hattie McDaniel afirmó: “Prefiero actuar de sirvienta y ganar 700 dólares semanales que ser una sirvienta y ganar 7”.

¿Qué ver?
  • El juez Priest
  • Alice Adams
  • Los mares de China
  • Asesinato por televisión
  • Lo que el viento se llevó
  • Canción del sur
Vía Giphy

#3 Kathy Bates, la terrible psicópata de ‘Misery’

De rostro dulce pero de rasgos comunes, baja estatura y complexión fuerte, Kathy Bates no cumplía con los cánones de belleza que imperaban en Hollywood. Pero su gran talento como actriz, desarrollado en los escenarios teatrales, le dio la oportunidad de encarnar grandes personajes del cine.

Una de las malas más malas del cine

Con 42 años, a Kathy Bates le llegó el papel de su vida. El director Rob Rainer la escogió para interpretar a la psicópata Annie Wilkes en la adaptación al cine de Misery, la famosa novela de Stephen King. Bates encarnó como nadie el papel de una mujer de apariencia inofensiva que secuestra a su escritor favorito y lo tortura. La excelente interpretación le valió un Oscar.

Un talento a las órdenes de grandes directores

Misery supuso un punto de inflexión en la carrera cinematográfica de Kathy Bates. A pesar de no encabezar grandes superproducciones, nunca le ha faltado el trabajo interpretando roles secundarios. Así, Jon Avnet la convirtió en Evelyn Couch en Tomates verdes fritos, James Cameron le dio el papel de Molly Brown en Titanic y Clint Eastwood la escogió para interpretar a Bobi Jewell en Richard Jewell.

¿Rubia, alta y de pechos grandes? ¡No, por favor!

Fueron muchos los que sugirieron a Kathy Bates que se hiciera algunos retoques estéticos para poder encajar más en los cánones de belleza de Hollywood, pero ella siempre se negó. “No me gustaría ser una rubia alta y de pechos grandes porque entonces no podría acceder a personajes tan interesantes como los que hago”, afirmó la actriz. Ya en su madurez, Bates perdió cerca de 30 kilos. “Mi sobrina me enseñó a entrenar la mente para saber cuándo es momento de empujar el plato”, declaró.

¡Ojo al dato!

En 1991 Hollywood adaptó la obra teatral Frankie y Johnny en el claro de luna, en la que una mujer poco agraciada se siente vulnerable por su físico antes de su primer momento de intimidad con su amante. Bates, que había interpretado con éxito el papel de Frankie en el teatro, parecía llamada a ser la escogida para la gran pantalla. Pero el personaje recayó en Michelle Pfeiffer. Una vez más la industria cinematográfica optaba por una de las guapas oficiales de Hollywood para encarnar a un personaje con un físico “normal”.

¿Qué ver?
  • Tomates verdes fritos
  • Misery
  • Titanic
  • Revolutionary Road
  • Midnight in Paris
  • Richard Jewell
Vía Giphy

#4 John Goodman, de marido de Roseanne a trabajar con los hermanos Coen

A John Goodman se le daba bien el fútbol americano, pero una lesión truncó su carrera y decidió enfocarse a su otra gran pasión: la interpretación. Tras trabajar en algunas obras de teatro y en unas cuantas películas, el éxito le llegó con la serie de televisión Roseanne. A diferencia de otros actores, Goodman logró no ser encasillado en papeles de gordinflón bonachón y se ha convertido en un habitual de las cintas de los hermanos Coen.

El esposo de Roseanne

John Goodman dio el salto a la fama interpretando al personaje de Dan en la serie de televisión Roseanne. Junto a la actriz Roseanne Barr, ambos daban vida a una pareja de cuarentones con enorme sobrepeso y tres hijos en un retrato fiel de la típica familia americana de clase trabajadora. Dan era un bonachón que encadenaba un empleo tras otro para traer un escaso sueldo a casa, además de un amante del sofá, la cerveza y los partidos de fútbol por la tele.

Un habitual de las películas de los hermanos Coen

Tras triunfar en la pequeña pantalla, John Goodman participó como actor secundario en algunas películas de directores de prestigio, como Melodía de seducción, dirigida por Harold Becker, y Always, bajo la dirección de Steven Spielberg. Pero su consagración se produjo con sus papeles en las películas de los hermanos Coen Arizona Baby, Barton Fink y, sobre todo, El gran Lebowski.

Un nuevo Goodman

En 2015 John Goodman sorprendió a la prensa al acudir a la presentación de la película Love the Coopers con un aspecto físico muy cambiado. El actor reveló que se había adelgazado 50 kilos tras dejar el alcohol, adoptar la dieta mediterránea y ser constante en la práctica de ejercicio físico.

¡Ojo al dato!

John Goodman fue el protagonista de una película de David S. Ward cuyo título original era King Ralph. Sin embargo, en el mundo de habla hispana esta cinta se estrenó con un título revelador del aspecto físico de Goodman: Rafi, un rey de peso.

¿Qué ver?
  • Arizona baby
  • Always
  • Barton Fink
  • Los Picapiedra
  • El gran Lebowski
  • Love the Coopers
Vía Giphy

#5 Melissa McCarthy, una ‘novia de América’ nada convencional

La prensa norteamericana, muy dada a etiquetar y a poner sobrenombres, ha otorgado durante décadas el calificativo de “novia de América” a aquellas actrices que conseguían enamorar con su encanto y talento a crítica y público. Audry Hepburn, Marilyn Monroe, Grace Kelly, Julia Roberts, Jennifer Aniston o Jennifer Lawrence fueron algunas de las intérpretes que lograron este título honorífico. Nada hacía presagiar que Melissa McCarthy, con un físico no normativo según los cánones de Hollywood, seguiría la estela de estas actrices. Pero McCarthy, acostumbrada a recibir críticas por su físico y a romper clichés, lo consiguió.

Un personaje hilarante para catapultar su carrera

Melissa McCarthy se ganó a pulso el papel de Megan, una de las damas de honor de la novia en la película La boda de mi mejor amiga, con la que logró el reconocimiento de la crítica y del público. Paul Feig, su director, explicó que la actuación de la actriz en el casting había sido abrumadora y que mejoró el personaje que habían pensado los guionistas.

¿Quién dijo que las mujeres no pueden hacer reír?

La interpretación de Melissa McCarthy en La boda de mi mejor amiga le abrió las puertas a un gran número de comedias protagonizadas por mujeres, como Espías o Cuerpos especiales. Ello contribuyó a romper el mito de que las mujeres no son tan graciosas como los hombres y que los papeles protagonistas de las grandes comedias en el cine tienen que estar reservados a los hombres.

Una actriz acostumbrada a los desaires y a romper clichés

Mientras Melissa McCarthy triunfaba con la comedia Por la cara, el crítico Rex Reed tildó a la actriz de “hipopótamo” y “tractor” y afirmó que McCarthy “había centrado su carrera en ser obesa y detestable con igual éxito”. Unos años más tarde McCarthy explicó que esos insultos no le hicieron daño porque era adulta, pero reconoció que la habrían hecho polvo si los hubiera recibido cuando era adolescente. 

¡Ojo al dato!

Con motivo de su nominación a los Oscar como mejor actriz de reparto por La boda de mi mejor amiga, Melissa McCarthy no encontró a ninguna firma de moda que quisiera vestirla para tal ocasión. Aprovechando sus estudios de moda, la actriz lanzó su propia línea de ropa dirigida a mujeres de todas las tallas.

¿Qué ver?
  • Los Ángeles de Charlie
  • La boda de mi mejor amiga
  • Por la cara
  • Cuerpos especiales
  • Espías
  • Cazafantasmas
Vía Giphy

#6 Jonah Hill, de cómico gracioso a trabajar con Scorsese y Tarantino

Como la gran mayoría de intérpretes con un físico poco habitual entre las estrellas de Hollywood, a Jonah Hill no le ha sido nada fácil hacerse un hueco en la industria cinematográfica. Hill se ganó una reputación como actor cómico en comedias propias de adolescentes, pero con el paso de los años ha logrado quitarse de encima esta etiqueta y trabajar con directores de la talla de Martin Scorsese o Quentin Tarantino.

Adolescente supersalido quiere perder la virginidad

Jonah Hill inició su carrera en el mundo del cine participando en varias comedias de adolescentes cuyo único objetivo era arrancar las carcajadas de los espectadores. Virgen a los 40, Supersalidos y Paso de ti son algunos de los títulos que no pasarán a la historia del cine pero que sirvieron a Hill para iniciar su carrera.

El cambio de registro de un buen actor

“Cuando haces reír, es muy difícil que Hollywood te vea de otra manera, pero no estoy cómodo haciendo siempre el mismo registro.” Con estas palabras Jonah Hill inició una transición que le llevó a trabajar junto a Leonardo DiCaprio en El lobo de Wall Street, bajo la dirección de Martin Scorsese, y junto a Brad Pitt en Moneyball, dirigida por Bennet Miller. En ambos casos Hill obtuvo el reconocimiento de la crítica y fue nominado a los Oscar como mejor actor secundario. Antes Quentin Tarantino ya le había dado un pequeño papel en Django desencadenado y después trabajaría con los hermanos Coen en ¡Ave, César!

Hay que saber decir ‘no’

En la línea de no encasillarse como actor cómico, Jonah Hill rechazó ser uno de los protagonistas de Resacón en Las Vegas y rehuyó participar en la película Transformers. Estos fueron los motivos: “He evitado las películas de superhéroes y franquicias de manera consciente. Estoy orgulloso de haber conseguido otros papeles”.

¡Ojo al dato!

En febrero de 2021 la prensa rosa publicó unas fotos de Jonah Hill quitándose la camiseta tras hacer surf. El actor respondió así: “No creo que me haya quitado la camiseta nunca en una piscina hasta que cumplí los 30 años. Quizá lo hubiese hecho antes si mis inseguridades de niño no se hubiesen exacerbado por la burla pública sobre mi cuerpo de la prensa. Tengo 37 años y por fin me quiero y me acepto a mí mismo”. 

¿Qué ver?
  • Django desencadenado
  • El lobo de Wall Street
  • Moneyball
  • Una historia real
  • ¡Ave, César!
  • Juego de armas
Vía Giphy

#7 Gabourey Sidibe, la irrupción de un talento interpretativo en ‘Precious’

Si bien su carrera es corta, el debut de Gabourey Sidibe en la gran pantalla, en el drama Precious, del que fue protagonista, le valió la fama a nivel mundial. En él interpreta a Claireece “Precious” Jonnes, una chica de 16 años obesa y analfabeta que tiene dos hijos fruto de sendas violaciones de su padre y que trata de escapar del infierno en el que vive. Sidibe no solo se correspondía físicamente con el personaje, sino que también consiguió transmitir la rabia contenida de esta joven madre sometida a todo tipo de abusos.

Un debut prometedor

A pesar de ser un pequeño proyecto, con un director, un guionista y una actriz protagonista debutantes, Precious se ganó el reconocimiento del público gracias al boca a boca. La cinta de Lee Daniels también obtuvo el favor de la crítica y recibió seis nominaciones ―entre ellas la de Sidibe como mejor actriz― y dos Oscar en la ceremonia de 2010.

Y después… ¿qué?

Aunque Gabourey Sidibe no ha vuelto a tener la visibilidad de su debut con Precious, lo cierto es que no le ha faltado el trabajo. Participó como coprotagonista en la cinta independiente Yelling to the Sky, dirigida por Victoria Mahoney, junto a Zoë Kravitz e interpretó un papel secundario en Un golpe de altura, filme protagonizado por Ben Stiller y dirigido por Brett Ratner. Pero donde más se ha prodigado ha sido en la pequeña pantalla gracias a sus papeles en series como Empire, America Horror Story o Difficult people.

Esta es mi cara, intenta no mirar fijamente

En 2017 Gabourey Sidibe publicó el libro This Is Just My Face: Try Not to Stare (‘Esta es simplemente mi cara, intenta no mirar fijamente’), en el que hablaba de la bulimia y la ansiedad que había padecido desde que era una adolescente, de la obesidad y de la operación a la que se sometió para solventar sus problemas de salud. En el libro la actriz, que perdió casi 80 kilos, afirma: “No me sometí a la operación para ser guapa. Lo hice para poder hacer volteretas y andar cómoda con tacones”.

¡Ojo al dato!

En 2010 la revista Elle, por su 25 aniversario, eligió a cuatro jóvenes actrices para protagonizar cuatro portadas de su número especial de octubre: Megan Fox, Amanda Seyfied, Lauren Conrad y Gabourey Sidibe. No hubiera habido nada extraño si no fuera que las tres primeras, con un físico acorde con los estándares de belleza, aparecieron de cuerpo entero mientras que Sidibe lo hacía fotografiada en primer plano y con un cierto blanqueamiento en su piel.

¿Qué ver?
  • Precious
  • Yelling to the Sky
  • Un golpe de altura
  • Gravy
  • Agente contrainteligente
  • Come Us You Are
Vía Giphy

Nuestra lista termina aquí. Ni son todos los que están, ni están todos los que son. Pero todo tiene un límite.

¿Echas en falta a alguien en esta lista?

Cuéntanoslo en los comentarios.

Deja un comentario